¿Es posible organizar una boda diferente a las demás? Nunca subestiméis a unos novios con ganas de pasarlo bien. Ainoa y Óscar son el ejemplo de una pareja distinta, divertida y con muchísima imaginación. Si os digo que su boda fue una de las bodas más divertidas en las que he podido estar no me quedaría corta: música en directo, luces de festival, saxofonistas o una tatuadora. Sin duda una boda en Galicia de las que dejan huella en todos: novios, invitados y también en esta fotógrafa de bodas.

Unos novios con estilo

Me gusta siempre hacer referencia al look de los novios. Aunque este tema es muy personal, Ainoa logró dejarnos a todos con la boca abierta. El cambio de vestuario para el baile fue, sin duda, el gran momentazo con mayúsculas.

Cuidado, porque Óscar fue, además, uno de los novios con más estilo que he fotografiado en los últimos años. Vestido de Ramón Sanjurjo también dio muchísimo que hablar; y es que otra cosa no, pero hablar se hablará muchísimo durante años de este evento en Pazo Señorans.


Boda diferente en Pazo Señorans

Si hablamos de la elección del lugar de la boda, al completo porque la ceremonia también se hizo aquí, no podría ser mejor. El Pazo Señorans es uno de esos lugares que destilan historia.

Un lugar que representa a la perfección las casas solariegas gallegas; y es que Óscar y Ainoa son todo menos convencionalismos, pero no podemos olvidarnos que las bodas en Galicia tienen la ventaja de contar con lugares como este.

Este pazo, ubicado en pleno corazón de las Rías Baixas, fue capaz de dar vida a un evento tan especial. Y como los novios son arriesgados y disfrutan tanto sorprendiendo como con las sorpresas, depositaron en las manos de sus amigos el momento de la ceremonia.

Unos novios guapos, rodeados de los suyos en una ceremonia que hizo que se nos saltaran a todos las lágrimas, tanto por el momento en sí como por las palabras que les dedicaron a la pareja.

Era el inicio de algo muy grande. A los invitados no les quedó duda; y es que tras la ceremonia, caminando hacia la zona en la que tendría lugar el cóctel, el camino fue interrumpido por un grupo de gospel rock, GoGospel. ¿Qué mejor momento para hacer el primer brindis?

La música, como veremos, sería el hilo conductor de la ceremonia en Pazo Señorans; y es que durante el cóctel un grupo de rock amenizó el momento.

Una entrada triunfal para una boda diferente

El banquete estuvo también marcado por el espectáculo; y es que Óscar y Ainoa no dejaron pasar la oportunidad de sorprender otra vez a los invitados. En esta ocasión con una entrada más que triunfal de la mano de un saxofonista y DJ de Ibiza Usualla. Una entrada cañera en la que hicieron partícipe a sus invitados, con esos palos de luz y con un gran foco que iluminó a la pareja.

Tras la entrada, un banquete de lo más ameno que cerró filas con la entrega de ramos a las madres y dos entregas de regalos espaciales a dos parejas de amigos de los novios.

Lo mejor para el final

Si por el momento la boda estaba siendo un auténtico éxito, el cambio de vestuario de Ainoa ya nos avanzó que no sería lo único que nos sorprendería. Llegaba la caballería. Fuegos artificiales en el jardín cóctel para los invitados y tiempo para prepararse.

Ainoa y Óscar entraron nuevamente subidos a una Moto Triumph con dos cazadoras vaqueras y 4 líneas de fuego frío. Sin duda fue un momento que impresionó hasta al invitado menos impresionable.

Baile, fotos, Polaroid Bus, Cámara 360º y sí, una tatuadora; y es que, qué mejor momento para hacerse un tatuaje que en la boda más impresionante del año.

Ainoa, Óscar, fue un día completamente increíble de principio a fin. Espero que recordéis esto toda la vida y que a partir de ahora la vuestra esté llena de buenos momentos a vuestra altura. Felicidades.

CLOSE MENU